6 alimentos vegetales ricos en proteínas

Por Katharyne Bezerra

Cuando se decide dejar de comer carne, es preciso estar preparado para suplir las proteínas que el cuerpo necesita. Ya está comprobado que el organismo es capaz de vivir bien y con salud, sin hacer uso de los alimentos de origen animal, pero, en cambio, es importante mantener una alimentación equilibrada, con la adición de productos que puedan satisfacer dichos nutrientes.

En el caso de los vegetarianos y veganos – personas que no comen carne de animales y los que además no consumen ningún producto que tenga origen o que realice pruebas en animales, respectivamente -, ellos adoptan una dieta rica en legumbres, verduras, frutas, etc. Si usted desea disminuir o eliminar el consumo de carne de su plato, es bueno estar atento sobre qué alimentos pueden sustituir a las propiedades de este producto.

Pero después de todo, ¿qué es la proteína?

Este nutriente es una macromolécula formada por un mínimo de tres pequeñas moléculas de aminoácido. Ejerce diversos papeles en el organismo humano, entre ellos, uno de los más importantes, que consiste en la formación de material para la construcción y mantenimiento de los órganos y de los tejidos que componen el cuerpo. Por ejemplo, una persona que tiene déficit de proteínas puede presentar cabello, uñas y piel débiles.

Existen dos tipos de proteínas: la animal y la vegetal. Ambas, al ser ingeridas, pasan por un proceso de digestión y hace un salto de esos nutrientes, y sus aminoácidos se utilizan en partes del cuerpo que estén necesitando. Otra función desempeñada por las proteínas es su participación en la producción de enzimas, hormonas y anticuerpos.

6 alimentos vegetales ricos en proteínas

Foto: Pixabay

Vegetales ricos en proteínas

Semillas de girasol

Una de las fuentes más ricas en proteínas es la semilla de girasol, que contiene 20 g de este nutriente en una porción de 100 g Además, su actuación está ligada al buen funcionamiento cerebral y lucha contra el envejecimiento prematuro. Ayuda también en el proceso de relajación muscular, así como puede minimizar los efectos de la menopausia.

Castañas de cajú

Hace más de 18 g de proteína en 100 g de castañas de cajú. Rica en una variedad de aminoácidos es esencial para ayudar al crecimiento de los músculos. Su consumo moderado, ayuda a regular las tasas de colesterol malo y aumentar el colesterol bueno. También ayuda en el fortalecimiento del organismo y además mejora la memoria y la concentración.

La quinua

En 100 g de este producto, hay una media de 14 g de proteína, siendo así, es una excelente fuente de este nutriente. Tiene un índice glucémico bajo, por lo tanto, es ideal para quién es usted diabético, ya que no provoca picos de los niveles de azúcar en lala sangre. Además, es una gran opción para aquellos que gustan de hacer ejercicio y ganar músculos, ya que la quinua tiene como objetivo el crecimiento muscular.

Lentejas

10 g de proteína en 100 g de lentejas. Por tener una buena cantidad de este nutriente, lentejas ayuda a componer los músculos. Además, previene la anemia, el estreñimiento, la diabetes y aún lucha contra el aumento de colesterol.

El guisante

Una porción de 100 g de guisantes proporciona al cuerpo la cantidad de 10 g de proteínas. Puede ser utilizada para combatir los problemas que afectan a la salud cardiaca, los radicales libres y el envejecimiento prematuro. Aún así, actúa como cicatrizante y en fortalecimentos de los huesos.

Brócoli

Con una fuerte acción anti-cáncer, el brócoli es muy conocido como uno de los vegetales más saludables que existen. Tiene sólo 4 g de proteínas en 100 g, pero tiene una amplia lista de beneficios, que van desde la prevención de las úlceras hasta enfermedades cardíacas.