Métodos caseros para reducir las ‘berrinches’ en los niños

Por Katharyne Bezerra

Por no saber controlar sus sentimientos y emociones, los niños acaban presentado variaciones del estado de ánimo, lo que resulta en las rabietas. En estas situaciones, gritos, explosiones de ira, llanto incontrolable y hasta agresividad pueden ser episodios frecuentes. En realidad, estos acontecimientos pueden ser derivadas de diversos factores en la vida de los pequeños, como tensiones sociales (en la familia o la escuela), miedo, enfermedades o traumas físicos.

De esta forma, además de tratar de ayudar, ser comprensivo, tranquilo y firme, el responsable podrá optar por transformar el modo de vida del niño en cuestión. Modificando los hábitos de los pequeños y, al mismo tiempo, invirtiendo en una relación más placentera con ellos, la respuesta vendrá en un reflejo directo del modo como se comportan.

Alimentación equilibrada

Los padres o responsables que apuestan por una alimentación sana, nutritiva y equilibrada, no están cuidado sólo de la salud física de los niños, sino también de la integridad mental de las mismas. Por ejemplo, una dieta rica en vitaminas es mucho más apropiada que otra a base de alimentos con carga glucémica alta. Esto porque, esta última es capaz de aumentar el nivel de azúcar en lala sangrey, en consecuencia, elevar la energía de los pequeños.

Comer varias comidas ligeras durante el día es ideal para conservar un estado de ánimo equilibrado. Otro consejo es invertir en copos, frutas frescas y avena en el desayuno de los niños. Además, buscar evitar al máximo las bebidas gaseosas y industrializadas, así como comidas pre-preparadas, debido a la alta cantidad de aditivos.

Imagen de crinaça llorando al lado de la madre

Foto: Depositphotos

Masajes o baños con flores de Bach

La hora del baño puede ser un momento de relax para el niño, para ello basta con que los responsables de ofrecer una nueva experiencia para los más pequeños. Para ello, vale la pena usar los remedios florales de Bach. Estas esencias también pueden ser útiles cuando se aplican en masajes relajantes. Para cada tipo de problema, existe un floral específico, por lo que es importante entender el problema del niño y utilizar el indicado:

  • Intolerancia:Floral De La Haya;
  • Pérdida de control:Cherry Plum;
  • Posesión:Chicory;
  • Pesimismo:La genciana;
  • Gritarías:Heather;
  • Envidia:Holly;
  • Impaciencia:Impatiens;
  • Melancolía:Mustard;
  • En el momento de la rabieta:Rescue;
  • Cambio brusco de humor:Scleranthus;
  • Agitación excesiva:Vervain;
  • Agresividad:Vine.

Otras técnicas para aplicar en la vida cotidiana

Para moldear el comportamiento del niño, el responsable tiene que cambiar también el de él. Por ejemplo, ceder la rabieta para acabar con la gritería del pequeño es un acto común entre los adultos para deshacerse del problema. Sin embargo, esta es una práctica que sólo empeora la situación, pues el niño se da cuenta de que va a conseguir todo lo que quiere gritar.

Además, es necesario que los padres hablen con sus hijos. Trate de entender lo que está pasando en la vida del pequeño y afirmar que juntos pueden resolver esta cuestión. El diálogo es siempre importante, independiente de la situación. Crear un ambiente tranquilo en casa es también una salida para eliminar las tensiones de la vida del niño y es de destacar que la presencia del responsable en la escuela es una forma de mantener el control de posibles problemas. En Caso de que las berrinches sigan, es conveniente consultar a un médico y asegurarse de que todo está bien con el pequeño.